Motivos

A veces no puedo evitar preguntarme si la escritura, o, más concretamente, la creación de historias de ficción, no es en realidad un acto de cobardía, reflejo evolutivo de aquel  instinto animal y primitivo que, ante el peligro y lo desconocido, nos incita a huir y a escondernos. Pues, ¿no es acaso la imaginación un refugio seguro, más allá de los azotes del viento, en ocasiones huracanado, de la realidad?

Para mí, me temo, la imaginación, y de su mano la escritura, sí que son refugio y abrigo en los que en algunas ocasiones me cobijo de la crueldad del mundo, y, en otras, mucho más vergonzantes, sencillamente me escondo, igual que un animalillo amedrentado, incapaz de luchar de otro modo que agazapándose para, quizás, así, poder dejar pasar el peligro de largo y evitar la lucha una vez más.

Y aunque es cierto que la literatura es reflejo de la realidad en la que surge, aunque a veces no se le parezca, y tiene la capacidad de cambiar, en ocasiones, la propia realidad en la que se inspira, no es más falso que, hoy por hoy, una servidora no escribe para cambiar nada, ni siquiera para reflejar nada, sino solo por pura necesidad. Lo que no llego a saber es si lo necesito para seguir con vida, igual que puedo necesitar el aire o el alimento, o si es más bien una artimaña, un subterfugio, para poder tolerar una realidad demasiado dura y ajena a la que, seamos sinceros, no apetece nada enfrentar.

Ojalá pudiera trasladarme a vivir a mis mundos imaginarios, allí donde, por obra y gracia del argumento, todo tiene sentido y lógica, ningún hilo queda sin atar, ningún azar destruye y crea sin mediar motivos ni acatar responsabilidad.

Pero la vida no es así. La vida es caos y descontrol, despropósitos y sinrazón, sufrimiento y felicidad en medidas desiguales y completamente aleatorias.

Así, pues, puedo afirmar sin demasiado temor a equivocarme que escribo para al menos tener un lugar al que acudir en el que las reglas son claras y exactas. Y, lo peor, hago todo lo demás, para no cargar con el peso de saberme una cobarde que, en realidad, preferiría vivir en Nunca Jamás.

firma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Escuela de Escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Tripambitions

It contains the world best places and things.

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Photos and stories

Observando los diferentes colores de la vida

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

REY DE RELATOS

MIGUEL REY (relatos y poemas)

Soy mi palabra

Blog de la escritora Mercedes Pinto Maldonado. Autora de Cartas a una extraña, Maldita e Hijos de Atenea.

En el Jardín Inglés

• donde lo que nunca ha sido, puede ser •

xibeliuss

Que no sea por no intentarlo

JOSE LARA FUENTES

UN ESPACIO LIBRE A LA INVENTIVA

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Adrián Gastón Fares

Director de cine y Escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús) Copyright © 2006-2018

Masticadores de Letras

Sitio oficial del Taller de Escritura j re crivello/FlemingLAB FlemingEd! Editorial

A %d blogueros les gusta esto: