Día 1: 334 palabras y un montón de nombres propios

Ayer fue el primer día de trabajo en el Proyecto Zarcillo y, aunque debo decir que fue un éxito por el mero hecho de que trabajé y no tiré la toalla, que es un mal vicio al que me había acostumbrado últimamente en lo que escritura se refiere, por otro lado, también fue un poco frustrante, pues, de las 1000 palabras de objetivo propuesto solo salieron 334. Ridículo, ¿verdad?

Pues lo cierto es que, para mi propia sorpresa, no es tan absurdo como parece que en los primeros día de trabajo el ritmo sea así de lentito y, dejadme añadir, desesperante. Y es que, claro, todo está por construir, desde la propia historia que solo es un boceto, ya sea en tu mente, ya en un cuaderno de notas, ya en un documento muy profesional creado a tal efecto. Te lo montes como te lo montes, mientras no está escrito, todo es un boceto. Hasta el propio texto no deja de ser un boceto de sí mismo mientras no está re-que-te-que-corregido y editado.

Y en este océano de provisionalidad, en el que yo no recordaba cuánto costaba que saliera cada dichosa palabra (¿por qué no estoy escribiendo del tirón, como cuando escribo una entrada del blog?), hay una cosa que ralentiza todavía más la marcha, mucho más. Los nombres propios.

Ayer me encontré que mis escasas 334 palabras había unos 10 nombres propios, de personas y de lugares -esos eran los peores-. Por primera vez, mis personajes han requerido de dos apellidos, jamás antes me había pasado. Pero es que también tuve que pensar nombres de empresa y, peor, que tuvieran lógica en el contexto general de la historia.

Vamos, que la experiencia de ayer podría calificarse casi como infernal y, lo admito, estuve tentada varias veces de cambiar la idea de historia, dejarlo para otro día, renunciar al proyecto (total, esos premios nunca se ganan, es un esfuerzo en balde, blablabla).

Pero resistí. Y aquí estoy hoy, escribiendo la entrada que tendría que haber escrito ayer, porque cuando, al fin, acabé (sí, con solo 334 palabras acabé algo, que es lo más increíble de todo), estaba demasiado cansada para escribir nada.

Bueno, veamos cómo se da hoy. De nuevo, el objetivo son 1000 palabras, pero, seamos sinceros, creo que si llego a 500 me daré por satisfecha.

Ea, pues, ¡al tajo!

firma

2 comentarios el “Día 1: 334 palabras y un montón de nombres propios

    • Gracias por tu comentario, Victoria. ¡Qué bien encontrar a alguien que comparte objetivo! Espero que a ti el camino te sea más liviano de lo que a mí me está siendo estos días.
      Un fuerte abrazo.
      Nos leemos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Escuela de Escritores Mnemósine

Coaching para escritores

Tripambitions

It contains the world best places and things.

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Photos and stories

Observando los diferentes colores de la vida

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

REY DE RELATOS

MIGUEL REY (relatos y poemas)

Soy mi palabra

Blog de la escritora Mercedes Pinto Maldonado. Autora de Cartas a una extraña, Maldita e Hijos de Atenea.

En el Jardín Inglés

• donde lo que nunca ha sido, puede ser •

xibeliuss

Que no sea por no intentarlo

JOSE LARA FUENTES

UN ESPACIO LIBRE A LA INVENTIVA

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Adrián Gastón Fares

Director de cine y Escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús) Copyright © 2006-2018

Masticadores de Letras

Sitio oficial del Taller de Escritura j re crivello/FlemingLAB FlemingEd! Editorial

A %d blogueros les gusta esto: